fbpx

CÓMO VENDERSE A SÍ MISMO

Cada vez es más común escuchar a personas decir que no son buenos para las ventas, que eso no es lo suyo y cosas por el estilo. De lo que no se dan cuenta dichas personas es que todo el tiempo estamos vendiendo algo, todo el tiempo. Entonces, si de todas formas vamos a vender, hagámoslo de la mejor manera posible. Y es que cualquier persona puede vender, pero pocos lo saben hacer bien.

Vendemos toda clase de productos y servicios, pero a veces perdemos de vista lo evidente, debemos comenzar con el principio: venderse a sí mismo. Así es, venderse a sí mismo es una habilidad, que como cualquier habilidad, debe practicarse para poder perfeccionarla.

¿Cuáles son los principales factores que no permiten que podamos vendernos a nosotros mismos?

El primero es la connotación negativa que envuelve a la acción de vender. Vender no es otra cosa que convencer. Para poder convencer a alguien más resulta necesario comenzar a trabajar la confianza en uno mismo. Sentir inseguridad de lo que somos o lo que sabemos no nos permitirá vendernos correctamente, ¿cómo pretendemos convencer a alguien más si ni siquiera somos capaces de convencernos nosotros mismos? Simplemente es no es posible. Para lograrlo debemos saber perfectamente quiénes somos y qué sabemos hacer bien.

Capacitación constante. El hecho de mantener una actitud de constante aprendizaje será de mucha ayuda para lograr incrementar la confianza.

Otro aspecto importante a considerar es la visión de producto, si te ves a ti mismo como un producto será más fácil que te puedas vender. Conocer el producto e indicar los beneficios que contiene, como si se tratara de cualquier otro producto. Resaltar los aspectos de fortaleza con los que se cuenta.

No te olvides de generar un ambiente de comodidad.

Recuerda que la práctica hace al maestro. Confía en ti y atrévete a salir de la zona de confort. Si tú no crees en ti mismo difícilmente alguien más lo hará. Gana experiencia, no dejes de prepararte y disfruta de los beneficios.

Venderse a sí mismo solo es el comienzo